Chicas y Pantalla: El perverso sentido común de la industria

A ver, nombra tus directores favoritos. ¿Alguna mujer entre ellos? ¿Cuántas directoras de cine puedes nombrar? ¿Cuántas películas dirigidas por mujeres has visto este año? Probablemente la respuesta a esas preguntas te haga pensar que no hay suficientes directoras en el circuito y no, no las hay. ¿Y por qué será eso?

A propósito del Festival de Cannes en donde hay solo 2 directoras mujeres en la competencia oficial, que incluye a 19 películas, revisemos que tal la participación de las mujeres en los festivales y el mercado del cine. Recientemente el Instituto Sundance junto a junto a la organización Women in Film de Los Angeles presentó un interesante estudio sobre la presencia de directoras mujeres tanto en el cine alternativo como en el más comercial. No olvidar que el Festival de Sundance no sólo es una potente vitrina para el cine independiente de Estados Unidos y el mundo, sino que se ha caracterizado por ser activo en la participación igualitaria de realizadores hombres y mujeres en sus competencias.

Durante tres años los investigadores examinaron los acuerdos de distribución y la exposición de todos los directores, tanto hombres como mujeres, que tenían películas en la competencia oficial del certamen, finalizado el evento entrevistaron a cineastas, productores y distribuidores para ver qué pasaba con esas películas y sus autores luego del festival. Así concluyeron que una exitosa vida festivalera no asegura a las realizadoras tener el mismo acceso que sus colegas varones a la hora de ser consideradas para la dirección de películas más mainstream.

Por ejemplo de las 208 películas que compitieron en Sundance entre 2002-2014, el 25% fueron dirigidas por mujeres. No es una cifra demasiado buena, está lejos de ser representativa demográficamente, pero veamos qué pasa cuando las directoras quieren salir del circuito de festivales. A la hora de llegar a salas las películas dirigidas por varones tienen casi un 15% más de posibilidades de ser distribuidas por compañías grandes y con recursos. Por inercia se piensa que las películas dirigidas por mujeres deben ir a empresas más pequeñas.

Luego, a la hora de querer hacer un cine más comercial la cosa se pone realmente complicada. La investigación demostró que de las 1.300 películas más taquilleras entre el 2002-2014, sólo el 4,1 por ciento de todos los directores eran mujeres. O sea 23,3 directores varones por cada directora.

Lo interesante es que el estudio se detiene en las razones que generan esta situación y la mayoría de ellas tiene que ver con los prejuicios de quienes manejan la industria respecto del talento y la ambición de las realizadoras. Además de la percepción de que las mujeres hacen películas para mercados pequeños, lo que se contradice cuando observamos que el público femenino por si sólo es capaz de sostener grandes blockbusters como “Las 50 sombras de Grey” o “Crepúsculo”, mientras que las películas “hechas para hombres” –pensemos en “Rapido y Furioso” o “The Avengers”- necesitan también de público femenino para lograr sus cifras. La razón, simple, las mujeres vamos más al cine. Pero aunque vayamos más al cine no estamos más en él.

En septiembre del 2014, ONU Mujeres dejó en evidencia menos del 30% de los personajes con diálogo que aparecen en las películas más vistas, son mujeres, y que de ese porcentaje más de la mitad son la hermana, la novia o la mamá del protagonista; además de que sólo el 22,5% de la fuerza laboral ficticia que aparece en pantalla son mujeres y menos cuando se trata de puestos influyentes en donde representan menos del 15 por ciento de los personajes.

También sabemos que cuando son mujeres las que escriben o dirigen una película las posibilidades de que sea un personaje femenino el protagónico y que este vaya más allá de los límites clásicamente impuestos al género sea mucho mayor, un ejemplo claro de esto son “Frozen” y “Valiente” dos princesas Disney que se diferencian mucho de sus frágiles y que ¡Oh, coincidencia! fueron creadas por mujeres. ¿No les parece que si queremos una sociedad más sana y equitativa también deberíamos considerar la voz de quien cuenta las historias que nos hacen soñar?

Antonella Estévez
Directora de FEMCINE

Otras Noticias

19 al 24 de marzo 2019